lunes, 19 de febrero de 2007

19 de Febrero: Amores Pasados (Marcelo)

Wow,,, gracias por los comentarios
es bakan saber que la gente me lee... igual da como un poco de miedo... por que a veces de veras me creo que este blog es para mi no mas... Pero es bakan saber que mis lectores existen y que estan ahí... dejando huellas...

Continuemos... Este no debería contar, pero cuenta...
No debería contar por que nunca lo besé (y nunca me besó tampoco)
Cuenta por que fue el primero que me movió el piso despues de tener a Marcelo...

MARCELO

El año 97 en Agosto tuve a Marcelito (mi hijo), y hasta Marzo del 98 estuve literalmente encerrada con el en mi casa... No tenía vida social, no tenía vida amorosa, era una mamadera con patas... Salía solo a dar mis pruebas y examenes de la u y con el niño a cuestas... Algunas de mis pruebas orales las dí con el niño en brazos, y en algunas clases hasta le di pecho en ocasiones a la guagua... Marcelito se portaba genial, casi ni lloraba...

Esta Madre Al Cubo en que me había convertido yo, me atrajo muchos amigos grandes protectores, amigos que estaban a punto de egresar y gente mucho mas centrada que la gente que yo frecuentaba cuando era polola de Lucho... Enamorarse de alguno de esos amigos grandes y protectores se me hacía imposible... No por que ninguno fuera de mi tipo, sino que me parecía rarísima la idea... Ellos estaban ahí para cuidarme y protegerme, elegir a uno podía significar perder a todos los demas... Además yo no me consideraba ni tan regia ni tan guapa como para atraer a nadie... Los kilos de más que me dejó el embarazo se me asentaron en el cuerpo de una manera espantosa... Ponerme vestidos, pintarme las uñas o usar brillo labial se me hacía imposible por que yo con suerte tenía tiempo para sacarme el pañal del hombro o peinarme incluso...

En Marzo del 98 dejé a mi hijo con la nana por primera vez, me dolían las lolas de una manera increíble... El niño tenía 6 meses y un hambre voraz (o sea, le di pecho hasta los 3 años y medio mas o menos) y trataba de irme a la casa lo mas temprano posible para no dejar al niño solo (sin mi) por mucho tiempo... Ese año fue un año bien irregular, tenía ramos en segundo, tercero y cuarto, así que tenía un horario rarísimo... Con muchas ventanas entre medio... Ir de parranda cerca de la U no me servía (no podía tomar por que estaba amamantando y siempre existia la posibilidad de encontrarse con Lucho y la Jani dando vueltas por ahi) Me enfrasqué en la biblioteca un tiempo y una vez me quedé leyendo en la sala D5 (la sala mas grande)

Una secre de la U me pregunta si me puedo ir por favor por que va a ensayar el coro...
Yo pregunté si me podía quedar por favor...

- Claro!!! Escucha no mas, es genial tener un ensayo con publico...

Marcelo (Si, es tocayo de mi hijo... Era un llamado del destino!!!) era un chico poquita cosa (era compañero mío en varios ramos pero nunca lo había mirado mas de una vez) de piel muy blanca, ojos pardos y pelo castaño... No tenía mucha personalidad, recuerdo que era amigo de Milton que sí era cuatico y escandaloso, pero Marcelo no, era muy metido pa dentro... El tenía otros talentos... Dios lo dotó de otras cosas...
Era un tenor privilegiado... Lo escuché cantar y me quise morir ahí mismo...

Ese mismo día solicité entrar al coro... Y si, canto bonito... Y a la semana siguiente fue mi primera presentacion...

El canto coral de verdad que me llenó el alma en ese año tan solitario... Y Marcelo por ser tenor quedaba cantando justo detras mio en la formacion... A mi me tiritaban las piernas...

Nos tocaron las vacaciones de septiembre... Y yo me reinventé... Me saqué las camisas leñadoras y las poleras blancas de mamá modelo para ponerme vestidos de colores fuertes (que se usaban) y zapatos con taco alto... Me teñí el pelo con tan malos resultados que esa misma tarde me lo volví a teñir de mi color inicial en la peluquería... Pero empecé de a poco a incorporar el glamour a mi forma de vestir y de acercarme al mundo... ¿Por que? Por que había aparecido el principe azul de la Cenicienta, ese que canta bonito y se viste con traje blanco... Pobre Marcelo, me imagino que no debio ser facil para el... Por que yo busqué una y mil excusas para perseguirlo... Pedirle apuntes, pedirle ayuda con alguna cancion complicada, pasarle los apuntes de las clases que no había ido... Y no se, creo que se me pasó la mano con la obsesión de perseguirlo...

En una ocasion fui hasta a su casa a buscarlo para que fueramos juntos a un recital de coro por allá por Puente Alto... Esa vez andabamos con su hermano gemelo que me trató pésimo, con una frialdad increíble... Marcelo era mil veces mas amable... Esa noche accedió a venir a mi casa... Vimos Titanic en video... Y traté de acercarme para que me abrazara, pero no me hizo ni un caso... Despues nos quedamos cocinando cosas en la cocina y conversando de la vida... Recuerdo que era un gran conversador y una excelente oreja... Pero no respondía a ninguno de mis avances... Vimos amanecer ese día y nos despedimos con un abrazo grande...

Despues de eso, dejó de ir a los ensayos... y dejó de ir a las clases que teníamos juntos... Cambio su celular, se cambio de casa y hasta de universidad... Dudo que haya sido mi persecución pero como yo soy rollera al cien por ciento... OBVIO QUE ME PASÉ ESA PELICULA...

No se, a lo mejor Marcelo no debería estar acá... Por que nunca fui capaz de decirle que lo quería, ni de decirle que me gustaba siquiera... Despues que Marcelo desapareció del mapa me juré y me rejuré que NUNCA me iba a quedar de nuevo con las ganas de decirle a alguien que lo quería... ¿Y saben por que? Porque lo peor que te pueden decir es NO, y no no mas... Pero ese NO es mucho mejor por que duele de una, pero se pasa... En cambio la angustia de no saber nada, y no saber que hacer, y tener la guata apretada de mariposas y los labios llenos de ganas de besar a alguien y que ese alguien se haga tan dificil y tan imposible que al final uno termina haciendo estupideces... Como perseguir al otro hasta el cansancio...

Pobre Marcelo...
Yo creo que se acuerda de mi con susto...

Abrazos
Tity

1 comentario:

  1. Es verdá. Uno nunca tiene qu quedarse con las weás atravesadas en la garganta.

    Mi técnica de "Me gustas, ¿te gusto sí o no?" el 80% de las ocasiones me ha resultado. Y en las que no, se han convertido en grandes amistades por mi perso de-este-porte.

    Así que bien...

    Se acerca tu cumple, no tengo tu cel...

    Besotes!

    ResponderEliminar